Psicoanálisis contemporáneo

Este blog de Manuel Hernández trata de los cambios que han tenido lugar en el psicoanálisis y en el arte debido a las innovaciones de Jacques Lacan y al paso del arte moderno al arte contemporáneo. Quiere poner a prueba una tesis: en vez de exponer “viñetas clínicas”, es posible tocar los movimientos de la subjetividad y los relativos a la función del analista gracias al juego de registros y a la precisión que son propios de los artistas contemporáneos, incluso cuando son ambiguos.

sábado, abril 08, 2006

Un estilo de razonamiento estético

Existe un estilo de razonamiento medicalizado en el psicoanálisis. Ha subsistido incluso ahí en donde ser médico no es considerado un requisito previo para hacerse analista. Arnold I. Davidson (The Emergence of Sexuality) tuvo la idea de que en las disciplinas conjeturales existen diferentes estilos de razonamiento susceptibles de ser contrastados, como ocurre en el campo de la estética. Para mostrarlo tomó el caso del conocido crítico Wölflin que por esa vía contrastó el estilo clásico y el barroco.
Por nuestra parte creemos posible dar un paso más y considerar que hay un estilo de razonamiento propio de la estética que puede sustituir al razonamiento medicalizado en el análisis. ¿Con qué ventajas? Lacan situó a la obra de arte nada menos que como objeto a ("Homenaje a Lol V. Stein").
Se trata del objeto del psicoanálisis, de ahí que preguntarse con qué criterios posicionarse respecto de una pieza artística es análogo a preguntarse cómo posicionarse respecto del objeto a. Por eso los criterios de la estética, sus estrategias y métodos pueden interesar mucho al análisis.
De hecho el cruce entre análisis y estética es incesante, casi se puede decir que la transmisión del análisis es localizable en la encrucijada en donde su discurso es estético. Por ejemplo, en el camino que lo llevaría a formular el fin de análisis de una manera inédita, como caída del objeto a, Lacan hizo notar en La angustia la importancia crucial que tiene el texto de Freud "Lo ominoso". Por su parte, la producción artística contemporánea (Mike Kelly, The Uncanny), así como buena parte de la teoría del arte (Hal Foster, Compulsive Beauty), se nutren de las tesis de Freud en ese artículo para renovarse.
Y si el visitante es suficientemente curioso, podrá leer en las primeras líneas del artículo que Freud lo emprende como un texto... de estética.